El aluminio es uno de los materiales más solicitados a la hora de fabricar persianas metálicas enrollables en Asturias debido a su alta resistencia, su fácil mantenimiento y la excelente calidad del acabado final, al cual podemos aplicar diferentes colores o brillos según demanda del cliente. En el blog de hoy veremos unos cuantos sencillos trucos para mantener nuestras persianas de aluminio limpias y brillantes como el primer día.

Las persianas metálicas enrollables en Asturias suelen ser uno de los lugares donde más se acumula el polvo y la suciedad en un hogar. Realizar un adecuado mantenimiento periódico es, por tanto, una tarea necesaria si queremos que nuestras persianas nos duren mucho tiempo. Lo primero que debemos saber es que el aluminio es un material duradero y resistente, en el que es difícil que se incruste la suciedad. Por tanto, a la hora de limpiarlas, lo primero que debemos hacer es pasarles un paño seco. Con ello eliminaremos la suciedad más evidente, así como posibles telas de araña u otros restos más visibles. Si detectamos que nuestra persiana tiene alguna mancha más resistente, es suficiente con utilizar agua tibia, un jabón neutro y un paño, y a continuación colgarlas extendidas para dejarlas secar. No es recomendable el uso de jabones agresivos o materiales que arañen la superficie, o correremos el riesgo de dañarlas o rayarlas permanentemente. 

Si detectáramos que alguna de las lamas está rota, o que tenemos dificultades a la hora de desplegarla o enrollarla, lo ideal sería reemplazarla por algunas de las persianas que diseñan a medida en los talleres de Conor Persianas, S.A.